#15.

Aetther´s Nightmare vomito #15.

Recuerdo de niño correr en campos verdes interminables, recuerdo poder respirar oxigeno, dar grandes bocanadas de aire a mis pulmones, recuerdo sentirme libre y sin límites, mis sueños volaban y daban forma a cada nube sobre mi cabeza, mientras yacía tirado en el verde e interminable pasto, caballos a mi alrededor acompañando mis días…

Recuerdo caminar por las calles con todo el mundo saludando con una sonrisa, solía poder decir con toda seguridad a los demás: “Tu eres mi amigo”

Solía tener el corazón limpio y sin cicatrices; podía creer en todo aquello que pensaba que me haría feliz. No había nada más alucinante en el mundo que los abrazos de mi madre… Recuerdo poder hablar acerca de mis dudas y temores, recuerdo no tener vergüenza de llorar cuando algo me dolía, recuerdo poder compartir el peso de mi piedra…

Grandes mesas rectangulares, muchísimas sillas rodeándola, grandes platos y cacerolas, miles de copas y vasos, comida sobrando, risas, abrazos y buenos deseos llenaban la habitación. Jugar a las escondidas con los primos y hermanos, saltar la soga y correr en los 7 pecados, reventar los cohetes debajo de la silla de la abuela, recibir los correazos de mamá por entrenar al gato de la familia para pelear con el perro del vecino; las navidades llenas de comida y regalos, los años nuevos llenos de metas cumplidas y nuevas metas por cumplir, pertenecer al equipo de básquet, el viajar, jugar y ganar, el conocer a la mujer que cambio mi vida, el amarla, la primera muerte de un ser amado, el tener que enterrarla porque un hijo de puta mientras conducía se durmió…

El terminar de estudiar en el colegio y decidir que estudiar en la universidad para poder ser alguien productivo en esta sociedad; el viajar lejos de mi familia. El encontrarte perdido en una ciudad nueva, el buscar los campos verdes donde poder pensar y descansar, el encontrar tan solo parques llenos de cemento y cerrados la mayor parte del tiempo.

El primer ataque el corazón, el primer ataque de pánico de no saber qué hacer con esta vida que tenía por delante, la primera depresión, el primer intento de suicidio, el primer encuentro con las píldoras y la sobre dosis respectiva de antidepresivos, el primer encuentro con la puta pregunta : Y que carajos se supone que haga ahora?

El primer encuentro serio con el alcohol, la primera piteada del cigarro, la primera insinuación con las drogas, la primera pelea, la primera novia seria, la primera noche de sexo con significado; el seguir buscando algún lugar donde descansar y solo encontrar carreteras interminables, el saludar a la gente en la calle con una sonrisa, el solo recibir miradas extrañas y temerosas.

La visita a la familia, el cambio de ciudad para no sentir que mi vida y mis sueños de volar alto por los aires en aviones veloces se fueron a la mierda por una simple mal función de este puto corazón, el tratar de empezar de cero, el conocer nuevas personas.

El estudiar, el encontrar amigos de verdad, el volverme a enamorar y poder practicar el sexo con algún significado; el viajar y pensar nuevamente que el amor es para siempre, el luchar contra mi enfermedad, el abandonar los estudios por mis operaciones llenas de fracaso, el regresar a los estudios, el aguantar los chismes de la gente y sus estúpidas criticas por retrasarme en los estudios, el extrañar los abrazos de mi madre, el tener que reconocer el gran vacío entre ella y yo, el no hablar con mis hermanos, el nunca más jugar a las escondidas, el ya no extrañar las grandes mesas rectangulares rodeadas de sillas y llenas de comida, los año nuevos llenos de metas incumplidas y por cumplir, los cumpleaños solo en una habitación de hospital o en alguna habitación alquilada. El terminar de estudiar, el irme lejos y regresar por amor solo para darme cuenta de que ya no había amor para mí. El sentir el fracaso, el regreso de las píldoras y el alcohol, los nunca infaltables pre infartos, ataques de taquicardia y los pensamientos suicidas … El salir del agujero, el saber lo que es tocar fondo y volver a ponerte en pie, el odiarme a mí mismo y a todos los demás, el encerrarme en mi mismo, el construir un muro a mi alrededor, el querer hablar y no encontrar palabras, el buscar apoyo en la familia y el no poder pedirlo, el sentirte solo y sin dirección. Y con el tiempo curar de manera superficial y dar la cara al mundo y seguir…

Las operaciones que abren surcos en mi pecho sin encontrar ninguna solución, el levantarme y luchar cada día, el conocerte para simplemente saber que tengo que dejarte, el creer en el puto amor nuevamente, tan solo para odiarlo una vez más, matar las ilusiones que pude fabricar, el desacostumbrarme a lo que rápidamente me había acostumbrado en ti, el ya no pensar que eres solo para mí y que yo soy para ti, el extrañarte cada día mas, el pensar que no volveré a verte nunca más, el saber que no estarás aquí cuando yo me vaya, el saber que cuando ellos abran mi pecho nuevamente tu ya no estarás aquí para tomar mi mano y hacerme sentir que puedo seguir adelante…

Me pregunto si escucharas mi voz en este interminable silencio, si podrás sentir mis abrazos en esta inmensidad, si escucharas mi susurro en tus oídos al irte a descansar…

Ya no encuentro interminables campos verdes, ya no respiro oxigeno, ya no me tiro a descansar en el verde pasto, ya no siento los caballos galopar, ni sueño despierto al ver las nubes pasar sobre mí, ya nadie sonríe al caminar…

Blah, blah , blah…

Te extraño, te necesito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: